Este resultado representó una ligera aceleración inflacionaria impulsada por aumentos en el precio de genéricos importantes en el consumo nacional, especialmente el transporte urbano, la vivienda, los derechos por suministro de agua, la gasolina y las tortillas de maíz, siguiendo los datos del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Pese al ligero incremento en el nivel de precios a escala nacional la tendencia inflacionaria continúa siguiendo su ritmo de desaceleración, especialmente por la estabilidad del componente no subyacente, que integra a los productos con mayor volatilidad de precios (energéticos, agropecuarios y tarifas autorizadas por el gobierno). Durante enero este componente registró una tasa de inflación interanual de 1.81%, significativamente menor que la registrada el mismo mes del año previo (6.81 por ciento).

SEGUIR LEYENDO AQUÍ